SECRETOS DE PERSONAL SHOPPER. Tipos de piel


SECRETOS DE PERSONAL SHOPPER

He pensado pasaros unos conocimientos básicos sobre maquillaje para que os saquéis el mayor partido sin perder la naturalidad. Os enseñaré como disimular las pequeñas imperfecciones y resaltar los rasgos que nos hacen más atractivas.

Pero antes creo que lo ideal es hacer una clasificación de la piel.

CLASIFICACIÓN DE LA PIEL

Estéticamente, la piel  podemos clasificarla en tres grandes grupos:

1. Piel Normal: Aspecto liso, naturalmente coloreado, con poros cerrados y un aspecto general aterciopelado. Estas condiciones, de gran equilibrio y perfecto desarrollo de las células se suele dar en los niños que aún no han alcanzado la pubertad.

Los cuidados de este tipo de piel deben limitarse a una buena limpieza y atenciones muy suaves.

2. Piel Seca: Carece de la suficiente grasa y humedad, haciéndolo un cutis carente de brillo. Su aspecto es excesivamente terso, falto de elasticidad. Es más propensa a las arrugas sobre los labios, las bolsas debajo de los ojos y las patas de gallo.

Trastornos internos y externos provocan este resecamiento de la piel que pueden corregirse mediante la aplicación de cremas nutritivas y una correcta alimentación, ingiriendo en mayor proporción alimentos frescos como vegetales y frutas eliminando el café, el tabaco y las bebidas alcohólicas.

3. Piel Grasa: la característica más visible de la piel grasa son los poros abiertos y cutis brillante. Se trata de una piel gruesa en la que las glándulas sebáceas tienen un mayor volumen.

La piel grasa puede provocar problemas cutáneos como los puntos negros, pequeños furúnculos y una gran proporción de acné. Necesita muchas atenciones y una dieta equilibrada en la que no entran alimentos grasos.

El reposo físico y una buena respiración colaboran en su mejoría.

Al ser una piel más gruesa es más resistente al frío y menos propensa a las arrugas.

En esta primera clasificación añadiría el cutis mixto, porque son pieles que comparten más de un grupo en distintas zonas del rostro.

El cutis mixto más frecuente es aquel que en el área central: frente, nariz y mentón (zona T), es de tipo graso, mientras que: mejillas, cuello y piel alrededor de los ojos. Son pieles normales o secas.

SUBDIVISIÓN DEL TIPO DE PIEL

Pero esta clasificación es muy general, por lo que sólo es válida para la elección de algunos productos de belleza, pero no en los tratamientos para los cuales debemos concretar más. Una clasificación más completa de la piel es la que incluye otros aspectos como por ejemplo:

1. Piel deshidratada: no es una clase de piel, sino un estado temporal de esta. Es una piel deteriorada por factores externos climáticos, ya sea por problemas psicológicos o bien por falta de agua.

Se puede observar arrugas o surcos por la frente, alrededor de los ojos y los labios. Esta pérdida temporal de hidratación provoca que la piel este flácida, reseca y áspera al tacto.

2. Piel sensible: generalmente su problema es la falta de protección que tiene ante el ambiente externo (frío, aire, lluvia, etc.) y puede darse tanto en pieles grasas como secas.

Es un tipo de piel que se irrita fácilmente, debiendo tenerlo en cuenta al aplicar tratamientos estéticos ya que generalmente ocasiona enrojecimiento.

3. Piel desvitalizada: la piel puede volverse flácida debido especialmente a la disminución de secreciones como el sudor y la grasa, el paso de los años, una enfermedad o a la pérdida continua de peso.

Lo más común es que presente arrugas en las zonas de expresión, sequedad y falta de elasticidad.

4. Piel gruesa: es fácilmente reconocible por la abertura de sus poros y su un aspecto menos delicado. Este tipo de piel admite los Peeling y tiene una mayor facilidad para absorber la contaminación exterior.

5. Piel fina: se distingue por su sensibilidad a los cambios climáticos, su suave tacto, poros cerrados y por la rápida aparición de rojeces y reacción ante tratamientos excesivamente fuertes.

6. Piel Asfixiada: es aquella que por falta de riego sanguíneo o por aplicación incorrecta de productos cosméticos de tipo astringente ha cerrado completamente el folículo pilosebáceo.

La reacción de la epidermis a esta acción es la de producir pequeños quistes de color blanco, especialmente en la zona de las mejillas. Al tacto es rugosa y áspera.

 

 

Entradas populares