ENTRE PATRONES. Personalizar vestidos


A veces vemos un vestido que nos gusta pero dudamos en qué color elegirlo, además la decisión se vuelve más complicada si está bien de precio. Una solución para no dejar de aprovechar una buena oportunidad sin que tengamos varios vestidos iguales, es darle vuestro toque personal y que parezcan diferentes.
Como ejemplo os presento estos tres vestidos, exactos en el corte pero de diferente color, ideales para un look casual de cualquier mañana de verano. Son de batista de algodón muy fina, con una doble falda que me vino muy bien para modificarlos.
Mi primera pretensión además de diferenciarlos era alargarlos, pues eran demasiado cortos para lo que yo los quería.

   Transformación vestido blanco

Un entredós de bolillos a 30 cm del bajo le aportó al largo 10 cm (pegando la parte superior sobre el tejido y la parte inferior en el extremo después de cortarlo, no directamente encima, pues no conseguiríais alargarlo, sino sólo adornarlo), y un encaje rematándolo otros 5 cm. Para darle un pequeño toque más, otro encaje más estrecho en el corte debajo del pecho hizo que consiguiera un vestido muy moda Adlib.


  Transformación vestido negro

La idea era la misma, alargarlo y darle un toque diferente. Aquí opté por un tejido en georgette negro y hueso que dispuse con dos tiras en el bajo de la falda (cortándolo como en el blanco para conseguir varios centímetros extra) y debajo del pecho (superpuesto).


   Transformación vestido color tierra

Para este no encontré nada que pudiese venirle bien, así que decidí cortarle un trozo a  la falda interior que es del mismo tejido y añadirla a la exterior, pero había un problema, la anchura era menor. La solución fue hacerle un tablón central a la falda del vestido (en la foto no se percibe bien). Para disimular el corte y darle un toque “chic”, adorné la costura con una cinta de terciopelo rosa y un pequeño lazo en el centro detrás y delante. El mismo adorno elegí para el corte debajo del pecho.


Entradas populares