sábado, 14 de septiembre de 2013

CONSEJOS. Cuidados de la piel a través de la alimentación. 1º parte: Agua y vitaminas



El verano se acaba y tenemos que recuperar la vitalidad de la piel, para ello debemos tener en cuenta que su buen estado depende de múltiples factores: hereditarios, la exposición al sol sin protección, el aire acondicionado, el tabaco, la contaminación ambiental, una mala alimentación, sedentarismos, estrés emocional, falta de sueño,….
Una de los grandes aliados para mantener una piel preciosa es una dieta equilibrada y un sano estilo de vida, por ello os paso algunos consejos referidos a la alimentación.
Muy  importante que debéis tener en cuenta: nunca deben faltar  gran cantidad de agua, vitaminas (A, B, C y E) y minerales (selenio, cinc o hierro principalmente).



EL AGUA
Es importantísima para la piel, y además de tomarla directamente (os aconsejo al menos litro y medio diario para eliminar toxinas y mantener un óptimo nivel de hidratación), también la ingerimos con otros alimentos, sobre todo en frutas y verduras las cuales contienen entre un 70 y un 90% de agua.

LAS FRUTAS Y VERDURAS
Estos alimentos son los que aportan a nuestra dieta el volumen más importante de vitaminas y minerales, ayudando  a conservar la elasticidad e hidratación de la piel. Hoy os paso datos importantes sobre las vitaminas, los minerales los reservaré para otro día, pues es demasiado extenso para un solo post.

Entre las vitaminas más importantes para nutrir nuestra piel:

·        Vitamina C: Es ideal para contrarrestar los efectos de la exposición solar. Trabaja reduciendo el daño causado por los radicales libres, un subproducto nocivo de la luz solar, el humo y la polución. Los radicales libres engullen el colágeno y la elastina, que son las fibras que soportan la estructura de la piel, causando arrugas y otros signos de envejecimiento.
Esta vitamina está en montones de alimentos, pero en mayores cantidades en los cítricos o vegetales como el pimiento y el perejil.

·        Vitamina E: Es un potente antioxidante soluble en grasa y  el nombre genérico de “tocoferol”. Los antioxidantes eliminan los radicales libres que dañan la estructura celular, mejorando los niveles de inmunidad.
 Se encuentra en alimentos como nueces, semillas y vegetales de hojas verdes.
Los beneficios son múltiples, pero ateniéndonos sólo a la piel y el cabello, os puedo decir que promueve la circulación de la sangre al cuero cabelludo, aliviando la fatiga y fortaleciendo las paredes capilares mientras alimenta a las células.
El aceite de vitamina E ayuda al proceso de curación de la piel, se utiliza para el tratamiento de quemaduras solares o para protegerse de él. Crea un efecto anti-envejecimiento y sirve para tratar cicatrices, estrías, acné y arrugas ya que acelera la regeneración celular. También ayuda a mantener la humedad natural de la piel.

·        Vitamina A: Tiene múltiples funciones importantísimas para nuestro organismo (la resistencia a infecciones, la producción de anticuerpos, crecimiento óseo, fertilidad, la vista, el crecimiento, la diferenciación del tejido epitelial, del aparato respiratorio y gastrointestinal) y todo se refleja en nuestra piel, con el añadido de que son fuente de betacaroteno, ideal para mantener el moreno.
Dos tipos diferentes de vitamina A se encuentran en la alimentación. La vitamina A preformada se encuentra en productos de origen animal como carne de res, pescado, huevos, aves de corral y productos lácteos. El otro tipo, provitamina A (el tipo más común es el betacaroteno), se encuentra en alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras. 'Las fuentes de' betacaroteno son la zanahoria, la calabaza, la batata, el melón, el calabacín, el pomelo o toronja, el albaricoque o albérchigo, el brécol o brócoli, la espinaca; cuanto más intenso es el color de la fruta u hortaliza, mayor es el contenido de betacaroteno. Una ventaja añadida es que no contienen grasa ni colesterol.

·        Vitamina B: Da brillo a la piel, hidrata las células y aumenta el tono general. Para la piel, la vitamina B individual más importante es la biotina (se encuentra sobre todo en los huevos, la avena y el arroz) un nutriente que forma la base de las células de la piel, uñas y cabello.
Casi indispensable para mantener la humectación de la piel es la niacina, una vitamina B específica.

·        Riboflavina o vitamina B2: Es esencial  para tener una piel radiante, un cabello saludable, uñas fuertes y ojos sanos.

      Se encuentra sobre todo en los siguientes alimentos: leche, carne,   espinacas, yogurt descremado, brócoli, champiñones, huevos, nabos, frambuesas, coliflor, fresas, etc.