CURIOSIDADES. Proporciones ideales de la figura humana


  
Hoy voy a hablaros de las proporciones ideales de la figura humana, no las confundáis con las reales.

Supongo que habréis oído hablar de los cánones de belleza, o ideal estético de cada época y lugar, marcando la relación proporcional entre las distintas partes del cuerpo humano.

Lógicamente estos cánones han ido variando con los siglos. El precursor fue el griego Policleto, a quién se le atribuye un tratado llamado “el canon”. En él, se establece una regla que relaciona las proporciones ideales de la figura humana desde una medida básica llamada módulo: la altura del ser humano es igual a 7 veces la altura de la cabeza siendo una cabeza igual a un módulo.



En el Renacimiento, Miguel Ángel utilizó su propio canon de belleza: el canon de 7,5 cabezas y Leonardo Da Vinci propone una proporción de 8 cabezas en su tratado de las proporciones.

A finales del siglo XIX, el antropólogo belga Quetelet obtuvo un canon de 7,5 cabezas comparando las medidas y proporciones de varias personas y, tras un minucioso estudio, a principios del siglo XX el científico Stratz analizó la fisonomía de varios hombres de complexión atlética y obtuvo la figura ideal de 8 cabezas.




De estos datos podemos sacar la conclusión de que la figura humana se ha ido afinando con los siglos. El hombre ha evolucionado y su estatura por regla general ha aumentado, unido a los parámetros de belleza actuales que presentan como prototipo a personas altas y extremadamente delgadas.

Por consiguiente, podríamos señalar hoy en día tres cánones:

·        Un canon de siete cabezas y media que se corresponde con la figura común, típica de la mayor parte de la población.
·        Un canon de ocho cabezas que se corresponde con la figura ideal y que es empleado por los artistas en esculturas y pinturas.
·        Un canon de ocho cabezas y media e incluso nueve que se corresponde con la figura heroica, empleado en los comics y en el diseño de figurines.




Entradas populares