martes, 22 de octubre de 2013

MIS DISEÑOS. Un vestido, dos bodas


Ayer me fue imposible ni encender el ordenador cuando llegué y hoy escribo tarde . Los lunes y los martes son agotadores porque estoy más de doce horas seguidas fuera de casa. Sin embargo  a pesar de llevar levantada desde las seis de la mañana, me gusta sacar tiempo aunque sea de noche, para compartir con vosotras al menos unas líneas.
He rescatado algunas fotos de un vestido que me encanta. Me lo puse en dos bodas, una en Sevilla, hace ya seis años, (en la foto mis hijos se ven muy pequeños aún) y otra en Córdoba hace tres años (he tapado las caras de mis amigos porque no me ha dado tiempo a pedirles permiso).



Es un diseño mío, confeccionado en un tejido de tacto increíble; una gasa de seda estampada cuya suavidad y textura son indefinibles, complementada  con satén de seda  morado en parte del pecho y en el talle a modo de fajín.
El tejido, como otros que os he enseñado, es traído de Indonesia y os puedo asegurar que mereció la pena.

La estructura es algo complicada, pues el pecho es una composición de plisados, realizados con el tejido de gasa, sobre una base lisa de satén  morado, ambos cosidos a mano al armazón (un sujetador) que le daba forma. Las mangas amplísimas, unidas a las tirantas también a mano, adornadas con el mismo tejido trenzado formando un gran escote delante y detrás.
El vestido es de corte imperio, con una falda interior casi recta en popelín a tono, sobre la que cae una falda exterior de gasa de seda  rizada sutilmente.


El bolso, lleva los laterales metálicos, el asa de cristal de roca y va forrado para la ocasión del mismo satén morado del vestido. Los zapatos, unas finas sandalias de charol de Pilar Burgos, nada baratas por cierto. Para terminar, una gargantilla de amatista con broche de plata y unos pendientes formando una composición de amatistas y perlas también sobre plata, todo de tresCandela hecho a medida para la boda.