ODA A LA MUERTE DE UN SER QUERIDO



Anoche murió una persona a la que quise mucho y ni siquiera el destino me dio tregua para poder despedirme de ella. Hoy lógicamente no puedo hablar de moda, tan sólo puedo desahogar mi dolor con estas palabras:

Esta vida desconocida que nos depara barreras insalvables.
Esta esperada agonía vivida desde la distancia.
Amor y odio conjugado en un mismo pensamiento, expresando el  sentimiento de la rabia contenida.
Al final fue sin serlo, desapareció sin poder verla.
Huyeron recuerdos fugaces como la aurora asustada al amanecer la mañana.

Si ni una vida compartida  da derecho a un último adiós, a una esperanza nostálgica de aquella niñez añorada, de qué sirve esta lucha si se pierde en la nada.

Entradas populares