lunes, 17 de marzo de 2014

¿CON QUÉ NOS VESTIMOS?


La ropa es prácticamente nuestra segunda piel, pero su composición es quizás tan desconocida para nosotros como la primera.

Las prendas se crean con unos u otros tejidos, no sólo por el diseño o la caída que permita confeccionar los patrones, sino por su utilidad y adaptación a los momentos en los que vayan a ser vestidos.

Aunque actualmente la moda permite casi todo tipo de combinaciones mezclando texturas de lo más opuestas, sigue habiendo ciertas generalidades que es aconsejable conocer. A continuación os detallo los tejidos más usados según el estilo de ropa:

  • Ropa informal: para estos look informales, ya sean con vestidos, faldas, blusas, pantalones,… lo ideal es el algodón, el poliéster o la combinación de ambos, sobre todo porque son telas que requieren poco cuidado.

  • Ropa deportiva: Las telas más comunes para este tipo de vestimenta son: La mezclilla, el algodón, el poliéster y los tejidos de punto de algodón. La mezclilla sirve para hacer jeans, faldas, chalecos y sudaderas, para usarse sobre todo  en reuniones informales o días de campo.  El algodón, el poliéster y las telas que combinan ambas fibras son las ideales para hacer este tipo de prendas. El tejido de punto de algodón se usa para confeccionar prendas deportivas más gruesas, que conservan el calor del cuerpo durante el ejercicio como playeras y sudaderas.

  • Ropa semiformal: la utilizada para la oficina y las reuniones de día o de tarde. Estas prendas se confeccionan con telas de más cuerpo y mejor caída. En el caso de un traje sastre, se usan telas hechas con lana como el cachemir, el tweed, la pana, la gabardina, el paño o la terciopana. Para hacer blusas y vestidos de día o de tarde, telas de textura sedosa o lanas delgadas, dependiendo del clima, también telas como el lino, la seda combinada con fibras sintéticas, el algodón satinado, el crepé, el piqué y otras telas de apariencia atractiva.

  • Ropa formal: para los vestidos de cóctel y de noche, las telas ideales son: gasa, chiffón, organza, crepé de china, terciopelo, georgette, seda, raso, satín, encaje, lamé, tafeta, brocado y fibras sintéticas de fino acabado.

  • Ropa de abrigo: Para la elaboración de prendas como capas, cazadoras y abrigos se usan siempre telas muy gruesas, hechas con lana, como cachemires, tweeds, paños, gabardinas, terciopelo, pana y pieles.