QUE NO FALTE EL TRAJE NEGRO




El traje negro es quizás una de las prendas más versátiles y adaptables a todos los estilos. Es fundamental como fondo de armario, al igual que un vestido o pantalón negro o una blusa blanca.
El truco está en maximizar su potencial, adaptándole otras prendas y complementos en función de si lo utilizaremos para ir a trabajar o para una cena formal. Tened en cuenta que no mermará su elegancia, pero dependiendo del patrón y el tejido  deberemos adaptarlo a una u otra situación.

En las fotos llevo un traje negro de dos piezas, con una chaqueta entallada por una lazada y una falda con terminación (no se aprecia en las fotos) en el bajo de encaje negro.
Me lo he puesto con una blusa de seda gris perla con un patrón algo complicado por el corte muy años treinta.
Como complementos, un bolso negro en piel y charol con terminaciones en plata, unos zapatos negros adornados con una cadena a juego con el bolso, un collar de piedrecitas en ambos tonos entrelazados y unos pendientes de botón en plata con una aplicación central también en negra.
¡Qué paséis un maravilloso fin de semana!


Entradas populares