miércoles, 9 de abril de 2014

¿SI O NO AL “DEMASIADO CORTO”?



Más bien sería: ¿quién, cómo, cuándo y dónde llevar prendas “demasiado cortas”?

No existe  ningún límite en la largura de las prendas, nada tiene por qué ser demasiado largo o corto, pues dependerá de quién lo lleve, dónde lo lleve o con qué lo combine.

Si os atrevéis a lucir piernas, ¡adelante!, pero sin olvidar ciertas pautas:

·         La ocasión. No es lo mismo ir de fiesta un sábado por la noche dónde casi nada es demasiado corto, a salir ahora que llega la Semana Santa, por ejemplo un Viernes Santo, donde el protocolo obliga a un largo mínimo y unos colores determinados; por lo menos para aquellas personas que vayan a ver los pasos de las distintas cofradías.

·         Para enseñar piernas de forma elegante, siempre deben estar escrupulosamente depiladas.

·         Los años tampoco perdonan a las piernas; la mala circulación con esas varices de arañas tan feas, la celulitis o los acúmulos de grasa por muy pequeñitos que sean, aconsejan que el largo de las prendas se vuelva algo más discreto y menos juvenil; no os asustéis, con un par de centímetros de más basta para esconder lo que queremos disimular. Esto no quita que algunas mujeres de 50 años tengan unas piernas más increíbles que otras de 20. Aunque parezca una locura no lo es, pues el ejercicio físico y una buena alimentación siempre serán los mejores aliados.


·         El cómo también es muy importante. Todos los centímetros que restéis de abajo, es aconsejable compensarlo por arriba para no resultar vulgar. Por ejemplo, si os ponéis un short, podéis combinarlo con una blazer larga y una blusa amplia, no demasiado pegada ni con trasparencias o motivos llamativos.