TRANSFORMAR UNA PRENDA PLAYERA EN UN BONITO VESTIDO


El vestido que llevo en las fotos, antes de la transformación  era demasiado corto, aunque ideal para la playa. El tejido es demasiado fino y casi transparente a la luz, por eso no podía ponérmelo cualquier día para ir a trabajar o dar un paseo. Sin embargo, el estampado  me gustaba tanto que me daba lástima dejarlo para la piscina o la playa, por eso decidí customizarlo.

El escote más que sugerente era excesivo para llevar debajo un sujetador, diferente hubiese sido con un bikini. La solución fue ribetearlo todo con un encaje de bolillos muy pequeñito y unirle ambas copas con un trozo de tira bordada.
Para darle cuerpo al tejido, le hice una bajo falda en batista blanca, pero como necesitaba alargarlo y lisa hubiese quedado feísima, cosí varias haretas en la parte inferior, terminándolo con el mismo modelo de tira bordada del escote.
Ahora tras la transformación el diseño es mucho más original y puedo ponérmelo para lo que yo quería, adornándolo con un toque rojo en el collar de chic de tresCandela y las sandalias de Marypaz, buscando la vitalidad del verano.

Espero que os guste el resultado. Dejadme vuestros comentarios. ¡Gracias!
¡Feliz martes!





Entradas populares