domingo, 25 de mayo de 2014

TRUCOS PARA SACARLE PARTIDO AL ILUMINADOR


Posiblemente es el producto de maquillaje del que menos se habla, sin embargo, es fundamental para dar luz a nuestro rostro. El problema es que no siempre se le da el uso adecuado.
Hoy os dejo algunos trucos para sacarle el mayor partido:
1.      Ilumina las zonas donde tus rasgos hacen sombra, como el surco nasogeniano (desde la nariz hasta la comisura de los labios), el hueco de la barbilla y el exterior del ojo.
2.      Resalta la zona de tu rostro que más te guste; ya sean los ojos (rodeándolos con el iluminador muy difuminado), los pómulos (en la zona superior del hueso), etc.
3.      Es aconsejable usarlo siempre después del maquillaje (excepto el que viene en formato fluido), a modo de toque final, con la intención de reflejar la luz en tus puntos fuetes. Esto es además una forma sencilla de disimular las arrugas.
4.      Otras zonas aconsejables donde utilizarlo para favorecer el rostro es encima de las cejas o las aletas de la nariz.

5.      La forma de aplicación dependerá también del tipo de formato:
·         El iluminador fluido se puede aplicar con o sin base de maquillaje por todo el rostro. Si lo mezclas con el fondo, lógicamente  ha de ser también líquido.
·         El iluminador en lápiz podéis utilizarlo también como corrector, o simplemente para aportar luz.
·         El iluminador en polvo, sólo debéis utilizarlo cuando ya hayáis terminado el maquillaje y nunca por toda la cara. Os aconsejo aplicarlo con una brocha de pelo suelto no muy ancha sobre todo en lo alto del pómulo.
¡Feliz domingo!

Imagen del blog.ladivsa.com