lunes, 9 de junio de 2014

LO QUE NO SE VE DE UN DESFILE: Nervios de los diseñadores, recogidas de invitaciones, pases de prensa, acomodación,…






Hoy podréis encontrar en todos los medios la misma noticia sobre a Pasarela Adlib, con fotos del desfile o la reivindicación al final en contra de las prospecciones del petróleo. Por eso yo pienso empezar a contarla desde otra perspectiva más cercana.

Durante esta semana iré desgranando las colecciones de los distintos diseñadores que vi en el desfile. Analizaré tendencias, tejidos, complementos, tradiciones, etc. Os contaré con todo lujo de detalles hasta el más mínimo aspecto de esta moda tan especial, pues he tenido la suerte este año de vivirla de cerca y de escuchar de boca de las gentes de esta isla muchos secretos.






El jueves por la tarde, los diseñadores tenían las pruebas con las/los modelos, y el viernes por la mañana aún estaban dando las últimas puntadas, algo que pude comprobar de primera mano en el taller de la firma IBIMODA, una de las marcas más características de esta moda Adlib, pues representan todo lo que engloba su  significado, envolviendo los tejidos ligeros y vaporosos con la magia de puntillas, encajes de guipur, linos y plumetis a base de panetes bordados sobre batistas de algodón.

A pesar de los nervios, fueron encantadoras cuando fui a recoger mi invitación, ofreciéndome lucir uno de sus preciosos diseños la noche de la pasarela. El vestido que llevo en las fotos además es ideal, no sólo por el diseño sino por la comodidad. Consta de una falda canastera larga, alternando tejido liso y de plumeti, con tiras poco rizadas cosidas con cabecilla. El cuerpo cortado en el pecho, lleva pequeñas haretas verticales entrelazadas con puntillas de guipur y dos tirantas en una espalda fruncida a base de hilo elástico.



Le di un toque de color con un collar y pulsera en tonos azules color mar de tresCandela. Las piedras naturales mezcladas con la cerámica y la plata me parecieron una maravillosa opción para este desfile en la isla Pitiusa. Unos pequeños pendientes blancos de la misma marca pero de diseño muy ibicenco, un anillo en plata y piel azul, unas sandalias blancas de tacón y una chaquetita de IBIMODA por si hacía frío, fueron los complementos para cerrar mi look.


Del taller nos fuimos a recoger en el Consell d’ Eivissa, el pase de prensa, pues no iba sola, sino con mi fotógrafo particular, mi marido.


Ayer, después de cuatro horas en barco, y casi siete en coche, me acosté a la una de la madrugada, por lo que me fue imposible colgaros este post. Hoy a las seis estaba levantada para irme a la oficina, así que ahora que ya he salido, vuelvo a estar con vosotras/os.

¡Espero que os guste! Estad pendientes del bolg, pues me queda mucho que contaros y enseñaros. ¡Feliz tarde!