miércoles, 17 de septiembre de 2014

Pasarela de extremos e ilusiones. Una visión diferente de la FASHION WEEK MADRID


A estas alturas ya me tocaba hablar de la FWM. Llevan días en todos los medios exponiendo los distintos desfiles, llenos de maravillosas creaciones y excéntricos diseños.

Hoy no vengo a hablar de lo mismo que todos, sino a unificar diferencias. Quiero resaltar algunas curiosidades llamativas de esta edición, consiguiendo hacer de la moda más que un espectáculo, una alegoría de ilusiones palpables de jóvenes que inician su andadura y veteranos que la recuerdan.

Para ello quiero resaltar a dos mujeres: Leyre Valiente y Alicia Borrás.

La primera, una diseñadora ávida de desafíos. Presentó una colección llena de fuerza, atreviéndose con el futurismo, lo que destaca su juventud sin límites temporales. Atrevida y geométrica, sus piezas son fruto de un trabajo bien hecho, independientemente de la poca versatilidad de la mayoría de sus prendas.
Una nativa digital como la denominaría seguramente Marc Prensky, parece inspirarse en una cultura audiovisual propia de películas de ciencia ficción y videojuegos. Remarcando las formas con texturas esenciales, aplicaciones de metal, neoprenos y exoesqueletos de depuradas terminaciones.
En definitiva, una mujer con fuerza capaz de crear todo lo que su imaginación le confiese y sus ilusiones le empujen. ¡Enhorabuena Leyre!


Foto: Hola.com

La segunda, musa de Pertegaz en una época donde la moda no estaba al alcance de todos y los diseños no tenían límites de metraje.  La elegancia se imponía,  inculcada en talleres y horas de puntadas.
Esta Miss España de una década olvidada, reaparece colmando de glamour el desfile de Andrés Sardá. El broche de oro para cerrar una pasarela que contó con una belleza atemporal.

Foto: Víctor Lerena (EFE)