miércoles, 26 de noviembre de 2014

TIPOS DE “BRAGUITAS” Y CUÁNDO UTILIZARLAS


El armario femenino puede ser tan amplio como sexi, pero a veces buscamos además, prendas versátiles fáciles de combinar. Debéis tener en cuenta que  vuestro look interior es tan importante como el exterior.
Una ropa interior de un  color inadecuado que se transparente, una prenda demasiado apretada o un tanga asomando por encima de los vaqueros son ejemplos de lo que NUNCA debéis llevar.
Aquí os dejos los diferentes tipos de braguitas que encontramos en el mercado y cuándo es adecuado llevarlas. Espero que no se me escape ninguna.
  • Culotte. Son parecidas a las braguitas bikini pero un poco más anchas en la zona de la cadera, recogiendo a veces ambas nalgas, ajustándose al cuerpo. Aunque cubren más, suelen ser muy sexis.  Podemos encontrarlas en distintas versiones y tejidos. En algodón para llevarlas con ropa más casual, de encajes más sensuales,  con transparencias, de distintas alturas, etc.
Son ideales para usarlas con vaqueros de tela rígida y no demasiado ajustados. También con prendas muy sueltas. 



Foto: www.oysho.com
  • Shorties.  Son parecidos a la “culotte” pero bastante más sueltos. Perfectos para hacer deporte con altas temperaturas, para dormir o estar cómoda por casa. En realidad son unos shorts, pero adaptados a ropa interior. Aunque priman los de tejido de algodón, al igual que los anteriores también se fabrican de encaje, de seda, etc.

  • G-string,  thong o tanga. Muy conocidas, son unas mini braguitas para no dejar marcas al llevar pantalones ajustados, pero al no sujetar los extremos los glúteos al contrario que a las demás, al agacharnos podemos tener el problema de que sobresalgan convirtiéndose en algo totalmente antiestético.

Existe un mercado amplísimo de este producto, encontrándolo de multitud de tejidos y grosores (de triángulo, de hilo, de cordón…), aunque cuidado con los de tiras demasiado finas. Según los médicos son más antihigiénicos que las braguitas y pueden provocar infecciones.

Es aconsejable usarlos con prendas muy ajustadas, por ejemplo  leggings y pitillos.


Foto: womensecret.com
  • Cheekini. Viene del inglés cheek (nalga). Es una nueva variedad de tanga con bastante  más tela, dejando los glúteos al aire. Es un punto intermedio entre las braguitas de toda la vida y el tanga.
No tienen una operatividad objetiva, pues se marcan debajo de la ropa como las braguitas teniendo sin embargo mucha menos tela, pudiendo ser más incómodos. El modelo parece haber salido al mercado más por puro diseño y sensualidad que por practicidad,   pudiendo utilizarse con la misma ropa que las braguitas bikini o las culotte.


Foto: www.polyvore.com

  • Shaper Viene del verbo shape (moldear), y como su significado indica, su función es modelar la silueta, sostener y recolocar. Más grandes y largas de lo normal, se suelen utilizar casi siempre con vestidos ajustados intentando corregir la silueta, afinándola y estilizándola.
Subir glúteos, reducir cartucheras, alisar el vientre o endurecer la zona de las nalgas son algunos de los efectos buscados, pues realzan la figura cuando se utilizan con vestidos entallados. Sin embargo, también se usan con prendas muy sueltas para evitar el “efecto gelatina” de los glúteos  al andar.
En definitiva son una especie de faja, pero en tejidos y con cortes más sexis.
Foto: www.fashiola.es 
  • Braga bikini. Quizás las más utilizadas por su comodidad. Son estrechas por delante pero, por detrás, cubren todo el trasero.
Foto: womensecret.com

  • Braga brasileña. Más sensuales que prácticas, llevan la parte delantera  ancha y la trasera en forma de V. Ideales para los traseros “respingones”.
Foto: www.oysho.com

Como podéis comprobar, tenemos donde elegir. ¡Feliz tarde!