¿CÓMO INFLUYE NUESTRO PERFUME EN LOS DEMÁS? En busca de la elección perfecta



Hoy lo primero es deciros: ¡FELIZ NAVIDAD!

En estas maravillosas fiestas familiares, a veces nos debatimos en la incertidumbre de: ¿qué regalar? Una de las opciones más comunes suelen ser los perfumes, pero, ¿realmente sabemos si estamos acertando?

Lógicamente deberemos seguir pautas diferentes para la elección  en función de a quién vaya dirigido, además de tener en cuenta qué pretendemos que aporte al destinatario.

Los humanos estamos muy influenciados por el olor, un factor enmascarado en otros aspectos visiblemente más perceptibles como la indumentaria o el peinado, sin embargo, como curiosidad os diré que recordamos el 35% de lo que olemos, frente al 5% de lo que vemos.

Otro día os hablaré del interesante mundo del marketing olfativo, y de cómo las marcas más poderosas pagan ingentes cantidades de dinero  por el diseño de un olor corporativo que traduzca a fragancias la identidad de una empresa.

Pero hoy os planteo: ¿Hasta qué punto puede influirnos el perfume? Sin exageraros, os diré que una fragancia es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo o  incluso conseguir  que unas personas nos atraigan más que otras.  Visto así, da un poco de miedo, aunque mi pretensión con este post es otra muy diferente, pues como cualquier arma, dependiendo de las manos que la porten variará su utilidad.

Aquí os dejo una selección para ayudaros a elegir la fragancia más adecuada según vuestras intenciones:
Ámbar: Tiene propiedades afrodisíacas.
Albahaca: Tonifica y estimula el organismo.
Bergamota: Es capaz de aplacar la ansiedad, aliviar el estrés y dar seguridad (suele incluirse en la composición de muchas colonias de bebé).
Limón: Contribuye a tener reflejos rápidos y precisos.
Jazmín: Proporciona sensación de seguridad, aporta autoridad a quien lo lleva y transmite audacia.
Lavanda: El tranquilizante por antonomasia.  Ayuda a regular el sistema nervioso. También muy utilizada en productos de gama infantil.
Lirio de los valles: Estimula y da viveza mental.
Narciso: Despierta las mentes perezosas y contribuyen a una mayor agudeza mental.
Naranja, mandarina y pomelo: Son tres aromas que confieren alegría y desarrollan la capacidad de comunicación.
Patchouli: Ayuda a la extroversión y la seguridad.
Rosa: Ideal para calmar el mal humor. Imprime misterio a quien lo lleva.
Sándalo: Confiere seguridad. Es afrodisíaco y ayuda a calmar la ansiedad.
Nardo: Aporta sensualidad. Facilita el contacto entre personas, ayuda a desarrollar la intuición y la diplomacia.
Verbena: Despierta la simpatía y calma los nervios.
Ylang-ylang: Alegra los corazones y facilita el buen humor.
Espero que esta información os facilite la complicada tarea de las compras de regalos navideños y de Reyes.

Os deseo que paséis un maravilloso Día de Navidad. ¡Un beso enorme!

Entradas populares